La justicia, bonita utopía

miserable-justicia

En estos últimos días estamos asistiendo a un espectáculo con el sistema judicial y la élite política y financiera de este país como protagonistas de un esperpento  digno del mejor Valle-Inclán. Seguro  que algunos de nuestros actuales alumnos de derecho se estarán preguntando cosas como ¿que estoy haciendo yo aquí? o ¿alguien puede explicarme para qué demonios sirve esto?. Sinceramente, no tengo respuesta.

Vayamos por partes…

Por un lado, tenemos al ex tesorero del partido del gobierno, al que han pillado con una fortuna repartida por medio mundo, en paraísos fiscales y que gracias a que, supuestamente,  está haciendo chantaje a sus antiguos jefes, (hay que tener en cuenta que ha estado 20 años al cargo de la llave del dinero y no quiero imaginar lo que debe de saber y a quién se podría llevar por delante si lo contase todo) va a conseguir lo que no conseguiríamos la mayoría de los mortales. Un ejemplo de lo que se puede conseguir si lo sabes hacer, es que tarden casi seis meses en meterlo en la cárcel, con lo que le han dado tiempo a ponerlo todo en orden, y que cuando han llegado a embargar esas cuentas ya no han encontrado más que polvo. Pero estoy seguro de que esto no quedará así, estará un poco tiempo en Soto del Real, justo para callar bocas, para a continuación dejarlo libre para que el pobrecito pueda disfrutar de su dinero, porque veréis como no consiguen que lo devuelva. Porque, por otra parte, ¿qué dinero va a devolver?. Si demuestran que su fortuna procedía de quedarse con una comisión de las donaciones que se recibían en el partido, y por lo que parece, una parte de de esas donaciones eran ilegales, el partido también estaría pringado hasta las cejas. ¿Apostamos algo a que la pena no va a ser muy dura?

Otro tema que también tiene miga, es el del banquero imputado por dar un crédito millonario a la empresa de un amigo, estando ya ésta en suspensión de pagos o próximo a ello, además de por comprar un banco americano por casi el doble de su precio, con las consiguientes pérdidas para su entidad, y los consiguientes beneficios para él. Pues bien, cuando llega un juez que se hace cargo del caso y se niega a seguir la corriente impuesta desde las alturas (le impusieron una fianza de 2,5 millones cuando calculan que solo con la compra del banco americano tuvo unos beneficios de 40),  y lo manda a prisión sin fianza, se pone en marcha un mecanismo de descrédito hacía él dirigido desde diversos frentes, con el resultado que ya conocemos: el banquero está en su casa riéndose de todos nosotros, y el juez está suspendido de empleo y es sospechoso hasta de haber matado a Manolete. ¿Creéis que habrá aprendido la lección?

Interesante, ¿verdad?, pues esto es solo una muestra de lo que se puede hacer si estás en el momento adecuado, con la gente adecuada, y tienes en el bolsillo la cantidad de dinero adecuada.

Pero no pasa nada…, seguro que los actuales estudiantes de derecho van a darle la vuelta a esta situación…, o quizás no!!!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s